Junio 1, 1981          Monday 4pm

Me parece que esta es la tercera parte de mi estadía en los Estados Unidos de Norte América. La primera parte la viví en casa de mis hermanos Alfredo Cárdenas y Tita cuyos detalles de mi vida en esa época del 22 de Enero de 1980 al mes de Julio –en el 887 springfield Av, S..migton, New Jersey- quedan grabados en mi otra libreta y en la cual están mis alegrías, mis tristezas, mis sueños dorados, mis sinsabores, mis esperanzas, mis desengaños y mi toda una odisea, ya que vine a estarme 15 días en este país y llevo año y medio- cosa increíble ya que adoro mis hijos, mis nietos, mis nueras y mis yernos.

Pero Dios da valor y da caminos siempre nuevos y maravillosos.

La segunda parte de mi estadía data de Julio del 80 a hoy 1 de Junio del 81 en 203 Delaware Street, Elizabeth New Jersey 07206, en casa de mis hermanos Julio Benavidez y Lucerito y en cuyo tiempo aprendí muchas cosas de la vida y sobretodo supe que nadie se libra de los desengaños y de que las experiencias son necesarias aunque una ya esté viejo y que la gratitud inmensa hacia estos hermanos y sus hijos, solo podrá el tiempo demostrarla y sé que ellos han sembrado una semilla en el corazón de mis hijos, y que esa semilla dará óptimos frutos porque ellos me aman y quien me hace un favor a mi está cosechando grandes gratitudes, grandes frutos espirituales y tal vez materiales.

Digo adiós a mi otra libreta y que será guardada como un tesoro fiel que me ha acompañado en esta aventura, en esta locura del ocaso de mi vida, pero sé que mi Padre Celestial algo se trae, al tenerme aquí, lejos de mis amados hijos y sé que solo El me dará la hora de regresar a abrazarme llorando de felicidad con quienes son mi única razón de querer existir.

Y siendo para mí el día de hoy muy importante, empiezo este Diario, cantando desde esta lejanía Happy Birthday a mi adorado nieto que llega hoy a sus siete años, muy bello, muy estudioso y constituyendo toda la vida de mi amada hija Anafelisa. Ya Saulo Federico me escribe, pues cursa 2º año elemental y es muy inteligente como su mamá y su papá, pues Alberto Molina aunque se distingue por su ingratitud es todo un buen ingeniero y un caballero a carta cabal.

Antes de empezar mi diario verdaderamente en este libro quiero dar gracias infinitas a mi Padre Celestial por tantas bendiciones que me concede sin merecerlas y por estos hijos tan buenos, tan maravillosos que me aman mucho y me llenan de fe, de amor y del consuelo y que son mi mundo, mi vida entera.

Mi primogénito, mi viejo con 31 años, mi Federico que ahora está muy juicioso, resuelto a no volver por los caminos del vicio porque ha comprendido que Dios lo dotó de un gran talento y que si continúa trabajando en el Senado y ahora en el Plan de Avance, o sea en Planeación, es porque tiene suficientes dotes y que su cerebro está tan bien puesto que figura entre los Parlamentarios y sé que a pesar de todos los golpes del destino que ha sufrido, Dios sigue bendiciéndolo y perdonándolo, y ahora con Toyo como su compañera ideal podrá pedir a mi Padre Celestial los bendiga con muchos hijos muy bellos que vengan a adornar su hogar. Me siento muy orgullosa de mi hijo mayor, como de todos, y sé que van a salir adelante porque son muy buenos y me olvidaba anotar que mi Federico es un gran economista, un gran político.

Y mi Mauricio con sus 28 años y un bigote tan grande como su personalidad, pues a pesar de ser inválido no se siente acomplejado ni siente desfallecer ante los golpes que él también ha recibido y les ha dado valor a sus hermanos y él es hoy el centro principal de la familia porque él es el preferido y el que dirige la batuta; gracias al Padre Celestial por estos hijos que son mi existencia.

Y Eugenio, o mejor mi Diógenes con sus 25 años, a quien llamamos el filósofo, el ejemplo de todos y que ha terminado su carrera de economista con una hoja de vida llena de merecimientos y de ilusiones que Dios nuestro señor le hará realidad porque es muy buen hijo, muy buen hermano, muy buen padre y buen esposo. Su hogar con Pilarcita y su reina María del Pilar, son su tesoro más grande, y con Saulo Federico y Andrés Federico, el hijo de Federico, son mis tres nietos adorados y quienes deseo la vida les sea muy pródiga.

Hoy, repito, cumple siete años Saulo Federico y Andrés Federico tiene 4 años y María del Pilar año y medio. Mi hijo Camilo, el menor de todos cumple el 11 de Julio 18 años y es un boy muy juicioso, muy inteligente, muy maravilloso, pues ha dado muestra de ser muy valiente ya que ha llenado de valor a sus hermanos en mi ausencia y me quiere mucho, pues me llama Madre de Corazones Ocultos y yo pienso que sí, porque todos mis descendientes son corazones que me han salido y que me van a querer mucho como su abuela, como su bisabuela, etc.

Camilo está haciendo 5º de bachillerato, esperando la oportunidad de venirse a ayudarme a salir adelante en mis proyectos de ser para mis hijos un faro de luz y de esperanza en un mañana mejor. Adoro como a todos mi Camilito, mi negrito de mi alma.

Y mi hija mayor de las hijas, Anafelisa con sus 27 años, terminó contaduría y es una matemática de tiempo completo, una hija, una hermana, una madre maravillosa y que Dios me la ha de colmar de bendiciones y también de realidades.

Y mi Soledad con sus 24 años, esperando con mucha humildad y fe su segundo bebé, ya que el primero le nació muerto; Soachita, mi negrita que fue tan nerviosa y que ahora es tan guapa. Vive con Javier Hidalgo, un señor de Pasto, que al principio no lo queríamos porque tomaba mucho trago y ahora lo queremos muchísimo porque es muy juicioso y porque nos protege la niña y porque el tiempo y primero la bendición de mi Padre Celestial ha de darles un hogar muy bonito, ya que compraron una casita de campo, y allá viven, lejos del mundo y sus placeres.

Soachita es muy buena hija, muy buena hermana y creo que va a ser la más familiar de todos mis hijos y pido a mi Padre Celestial me los bendiga y los libre de todo mal y me les dé un bebé muy sanito, muy bello.

Y Adrianita con sus 22 años, la más alta, la más bella de todos y quien es merecedora de todas las bendiciones que mi Padre Celestial quiera darle, porque también es muy buena hija, muy buena hermana, y muy buena amiga, y ahora está embarazada de Arturo Quintero, un señor que le lleva muchos años pero quien la quiere mucho.

Yayita estudia mucho y trabaja en Avianca desde que murió Nestor, su amado papá. Lo mismo Anafelisa, trabaja hace 8 años en Bienestar Familiar, con notas altísimas en su profesión como empleada del gobierno. Mi Yayi también como todos ha de ser muy bendecida por mi Padre Celestial y me le ha de dar un buen marido y muy buena suerte.

Y para terminar, mi Constanza mi niña con sus 19 años ya bachiller, con una notas óptimas y es una niña muy culta, muy juiciosa, muy buena, y como hija, hermana y amiga no tiene tacha y pido a mi Padre Celestial que también me la bendiga y me la guarde de todo mal y peligro y me le dé un buen esposo muy bueno. La niña adora los gatos y tiene un novio muy serio, muy culto que la ama mucho; Oswaldo Márquez hasta ahora da muestras de querer formar un hogar con la niña, pero ella quiere venirse a buscarme y a ver si puede entrar a la universidad. Que sea lo que Dios quiera y que sea muy bendecida como todos y que Dios me la premie por ser tan buena.

Y mis dos amores ya muertos; Néstor mi esposo y padre de todos mis hijos y mi Claudio, mi segundo hijo que a la edad de 7 años también me dejó, pues ambos fueron llamados por Dios a gozar de su gloria y que han de pedir por mí a mi Padre Celestial, Amén.

Mi familia es demasiado grande y casi no acabo de rendirles un homenaje desde esta lejanía para una vez más decirles que son mi único amor, mi vida, mis tesoros, mi razón de querer existir.

Bueno y aquí estoy en esta nueva residencia y completamente sola, con Mr. Pietro de 92 años y quien permanece en una silla o en la cama y ya no quiere comer. Se ve que fue un señor de una gran cultura y sus modales y sus maneras dicen quien fue cuando la vida le sonreía, y hoy me recibió su hija Francesca para entrenarme en el manejo de la casa pero como yo también tuve una casa, un hogar, aprendí rápido a manejar los aparatos de limpieza, de cocina, de lavado de ropa, etc. y me toca dirigir, atender al teléfono y cuidar a Mr. Pietro por un sueldo de $150 dólares semanal, libres de comida, de pieza, y en fin, hoy pido a mi Padre Celestial me bendiga y permita que el Espíritu Santo me ilumine y me acompañe y me dé fuerzas para resistir esta nueva prueba ya que no dejo de comprender que me faltó humildad al haber peleado con la americana en Rosana Cards y haberme salido de esa factoría donde tanto me querían, pero algo se trae mi Padre Celestial que me trajo acá, tan lejos de mis hermanas y tan sola, con un señor que solo espera el semáforo en verde para irse al otro lado del rio al más allá, a esa tremenda incógnita.

Termino este día orando a mi Padre Celestial y recordando mucho un himno de mi iglesia:

“Señor, a donde quieras me mandes, yo iré”. Si, Dios mío, como tú quieras que yo sea, seré; y donde quieras que yo vaya, iré. Te amo Jesús mío con todo mi corazón y sé que vas a pedir por mí a tu Padre Celestial,

Amén.

Martes, 2 de junio, 1981

Anoche me venció el sueño por más miedo que sentía de quedarme sola con este señor que más bien parece del otro mundo; del más allá, pues es blanco y flaco como un espectro.

Quiero anotar que este señor es Pietro Catanesi, italiano y tiene 2 hijas, Angela y Francesca, casadas y con hijos y viven en Washington, y por eso pagan para que a su papá lo cuiden, pues nadie quiere vivir con él.

Así es la vida, si se llega a la vejez ya una estorba y nadie quiere lidiarle chocheras. Yo pienso en mi mamá con 12 hijos y le tocó su vejez con todos lejos y solo con Gloria a su lado.

Esta tarde vino Angela la hija de Mr. Pietro y está contenta, pues encontró el apartamento muy limpio y a su papá mucho mejor, de semblante alegre, pues él hoy ha comido bien y Angela quiere que si un domingo ella no viene, yo me quede y salga en semana. De todas maneras, yo necesito ganar dinero para ayudar a mis hijos menores y pido a mi Padre Celestial me dé fuerzas para trabajar y seguir adelante en mi lucha. Termina este día dejándome la esperanza de recibir esta semana noticias de mis hijos.

Woodside, Miércoles junio 3, 1981

Son las 2pm y me siento tranquila en cuanto que salí al correo a enviarle cartica a Mauricio, informándole de mi salud y mi trabajo. El correo queda en la 61 street con Avenida Roosevelt, o sea a unos 11 bloques de aquí, pero no me es perezoso porque me encanta caminar y sudar, pues así boto las fuerzas contrarias y regreso llena de frescura y de fuerzas positivas.

Bueno, Mr. Pietro está hoy muy decaído y permanece en cama y yo hago mis oficios pensando en lo que es la vida, después de que él fue un hombre dinámico, lleno de energías, y ahora como una hoja seca que ya no puede estar más en el árbol y quiere caer para que se la lleve el viento. Son los designios de Dios nuestro señor que el hombre pase por la Tierra como una visión, como una escala antes de vivir en el espíritu.

Junio 4, 1981

Anoche casi no dormí pensando en mis hijos y recordando mi pasado como si hubiera una necesidad de hacerlo para seguir viviendo, y cada día doy gracias a mi Padre Celestial de haberme dado unos hijos tan buenos, pues sé que me piensan y me quieren mucho.

Hoy hice limpieza general en este apartamento y vino la enfermera a chequear a Pietro; yo me voy a hacer la fuerte porque este señor echa esputos en el lavaplatos y yo tengo que echarle agua caliente y ya no quiero comer del asco tan terrible. Separé mi plato, mi cuchara, mi vaso, pues no resisto y pienso comprar de cartón para botarlos cuando coma.

He descubierto en el sótano un baúl antiguo grandísimo y unos muebles de ataque de belleza, pues deben tener 200 años; y saber que en Colombia estos muebles valdrían una fortuna.

Woodside, New York Junio 5, 1981

Anoche logré dormir a pesar de que la paseadera y el prenda y apague de luces de Mr. Pietro me da terror, pero llega el momento que el sueño lo vence a uno.

Hoy tengo muchos ánimos pues el día está muy bonito y pienso continuar en la limpieza general de este apartamento. Como a las 7am que Mr. Pietro se levantó, yo ya estaba lista, arreglada, pues tengo muy ordenado el sótano y allí he llevado mis cosas y como hay un espejo de cristal de roca legítimo, me encanta mirarme en él.

Bueno, entré a la cocina y encontré el señor tomando de una botella grande a pico y se turbó todo. Y cuando él salió de la cocina fui a mirar qué contenía la botella; pues nada menos que anisado y ahí hay varias clases de licor. Estoy muy aterrada, un viejito de 92 años, pero lo que si no hace es orar. Tal vez el alcohol sea lo que lo ha conservado tantos años pero tomando lentamente; en fin Mr. Pietro pensará que ya le quedan pocos años o días y qué afán de dejar los vicios.

Hoy lavé mucha ropa, retoqué toda la casa y me alcanzó el día para lavarme el pelo y entubarme. A las 4pm vino Freddy, el nieto de Pietro con una amiga a visitarlo, y muy formal conmigo; encontró al abuelo tomando sopa y coctail de peras y quedó encantado de las atenciones con su abuelo.

Son las 7pm y ya Mr. Pietro está durmiendo y yo pienso acostarme tarde, pues ya está haciendo mucho calor. Acaba de llamar Lucerito, que les hago mucha falta y que no ha llegado carta para mí ni donde Yolanda, pero mi corazón me dice que no hay novedad y que mis hijos me aman mucho.

Padre Celestial gracias por darme tantas bendiciones que yo no merezco.

Junio 6, 1981

Hoy me levanté temprano, pues quiero en mis ratos de ocio limpiar los muebles del sótano y ya empecé con una mesita antigua que es una verdadera obra de arte y un tocador tallados ambos en cedro negro que me tiene enferma de tristeza de ver que la gente no sabe apreciar las antigüedades pues son cosas que nunca les va a entrar el comején y que pueden durar de generación en generación muriendo todos los que pasen por esta familia Catanesi y quedando los muebles intactos a través de la eternidad. Vamos a ver que más cosas descubro,¿ O.K?


 

Regresar...

El Diario De Amanda